Mundial Alemania
 
 
 

Mundial Alemania

Mundial 1974

En el Mundial Alemania se puso en liza un nuevo trofeo. La Copa Jules Rimet ya estaba en manos de Brasil tras lograr el título en México, cuatro años antes. El nuevo trofeo era un diseño del italiano Silvio Gazzaniga, de oro de 18 quilates con un peso de 5 kilogramos que representa a dos atletas sosteniendo la bola del mundo.

 
 
 
 
Mundial Alemania
 
 
 

Alemania configuró un equipo, como queda dicho, en torno a la figura del “Kaiser” Franz Beckenbauer, con una nutrida representación de jugadores del Bayern.
El equipo entrenado por Helmut Schoen no empezó demasiado bien el Mundial Alemania. Sufrió mucho frente a Chile en el primer partido disputado en el estadio Olímpico de Berlín.
Los “orange” o la “naranja mecánica”, como empezaron a denominar al equipo que, eran todo un espectáculo con Johan Cruyff como auténtico líder, apoyado por sus compañeros del Ajax.

Además de los holandeses, sorprendieron polacos y suecos, los equipos revelación del torneo. Brasil se hallaba muy por debajo del equipo que se proclamó campeón en México, igual que Italia, que fue entonces el otro finalista. Tampoco Argentina anduvo demasiado fina, porque, aún teniendo un buen equipo, con el elegante Babington y el eficaz Brindisi como maestros de ceremonia en el centro de la cancha, se dedicó más a esperar el fallo del rival que a confiar en sus posibilidades.
En esa primera fase del Mundial Alemania, Holanda ganó con autoridad a una violenta selección de Uruguay, con dos goles de Rep y un gran partido de Cruyff. Al vigente campeón, la selección brasileña, el Mundial de 1974 no le sentó bien. La responsabilidad del equipo recayó en la zurda privilegiada de Rivelino. En general, el Brasil de Alemania fue un equipo en exceso defensivo, con poca imaginación. Su primera fase fue decepcionante. Los medios de comunicación brasileños del Mundial Alemania estuvieron muy duros con su equipo porque creían que estaban haciendo el ridículo; y no les faltaba razón, obviamente.

 
 
El Brasil-Holanda levantó expectación. Los campeones del mundo se enfrentaban a sus herederos, quienes eran considerados como los “brasileños de Europa”. Pero lo que todo el mundo esperaba como una auténtica fiesta del fútbol del Mundial Alemania fue un combate de artes marciales. Brasil no aceptó jugar al fútbol ante Holanda, se empeñó en ganar el partido a patadas. Holanda venció por 2-0 y dejó claro que parecía la gran favorita del Mundial.
Polonia disputó con Brasil el tercer puesto. Los polacos acudían al partido, celebrado en el Olímpico de Munich ante 70 000 espectadores, como si se tratara de una auténtica final. Era una hazaña para ellos. Para los brasileños, al contrario, suponía un fracaso. Ellos, que habían acudido al Mundial Alemania en busca del tetracampeonato, debían conformarse con competir por el bronce. Y ese diferente estado de ánimo se notó sobre el terreno de juego. Brasil parecía un fantasma, como si sus jugadores sólo estuvieran pendientes de ver cuánto quedaba para el final.
 
 
 
 

Mundial AlemaniaEl estadio Olímpico de Munich se quedó pequeño ante la expectación que había suscitado la gran final del Mundial Alemania entre Alemania y Holanda. El mundo estuvo pendiente de ese partido a través de la televisión. El espectáculo resultó apasionante. La emoción suplió a la calidad. Todo empezó en la primera jugada del partido. No había tocado aún el balón ningún jugador alemán, cuando Cruyff entró en el área alemana con el balón controlado y Hoeness le derribó. El arbitro inglés no lo dudó un instante y señaló penal. El 1-0 pareció confirmar la tesis de que Holanda era superior. Los “orange”. Sin embargo, cometieron un terrible error: se confiaron. El “Kaiser” Beckenbauer empezó a reconducir a su equipo. Alemania no estaba derrotada, ni mucho menos. Y llegó el segundo penal de la tarde. Así fue que en el minuto 43, Müller aprovechó una excelente jugada de Bonhof que había iniciado Grabowski. Alemania volvía a ser campeona del mundo veinte años después de su gesta del Mundial de Suiza en 1954.El “Kaiser” pudo levantar el trofeo de campeón del mundo, Beckenbauer festejó con los suyos el Mundial, al fin.

Mundial Alemania 2006

Mundial AlemaniaEn esta ocasión la FIFA le otorgó por segunda vez en la historia la organización de la copa a Alemania, que ya lo había echo en 1974 como ya les relatamos anteriormente. En el mundial Alemania 2006 también fueron 32 las selecciones participantes, teniendo como sede para el primer partido el estadio de Munich.
La modalidad de clasificación no cambió, 32 equipos, distribuidos en 8 grupos de 4 selecciones y clasificando 16 en la primera etapa. El mundial Alemania 2006 fue la copa más vista de todos los tiempos, más de 3,2 mil millones de personas en el mundo entero, realmente un record, y por consiguiente un negocio redondo para la FIFA.
En lo que es estrictamente futbolístico se pudo apreciar en el mundial Alemania 2006, ya no hubo sorpresas como en el anterior, pero si dominaron claramente las selecciones de Europa sobre el resto.

La final también fue todo un clásico, Italia y Francia enfrentados en el estadio Olímpico de Berlín. Fue un partido típico de dos selecciones europeas, mucho marcaje, pero con chispazos de futbol, pues fue así que el mejor jugador del mundial Alemania 2006, un gran estratega y un exquisito del futbol con una gran pegada Zidane, fuera expulsado en esta final por agresión. El tema es que el partido terminó en un rotundo empate a uno, esto hizo que se fuera al método ya conocido de definición desde el punto penal, y fue allí que Italia se impuso como la nueva campeona mundial de esta edición.
Para remarcar el mundial Alemania 2006, fue la gran cantidad de tarjetas amarillas y rojas que los jueces tuvieron que utilizar, muy áspero fue el mismo, y además la rotunda desilusión que dejaron tanto Brasil como Argentina que habían llegado muy ilusionados a este mundial.
Desde el punto de vista organizativo, el mundial Alemania 2006 fue el mejor de la historia, es que con la tecnología de hoy en día, se pudo observar un espectáculo fabuloso, realmente hermoso desde su inauguración hasta el cierre, y con una cantidad de cámaras que hicieron posible a todo el mundo no dejar de perderse ni un solo detalle del mismo, ahora habrá que esperar hasta Sudáfrica para ver que sorpresas nos trae ese país, que es el nuevo anfitrión para la copa del mundo 2010.