Mundial Suecia
 
 
 

Mundial Suecia

La llegada de Suecia a la final no fue casual. El país escandinavo había sido tercero en Brasil 1950, aunque después no volvería a lograr idéntica clasificación hasta 38 años después, en Estados Unidos. Pese al concepto amateur del deporte que todavía hoy impera en los países nórdicos, la Suecia del 58 contaba con una de las selecciones más profesionalizadas. Cinco de sus titulares jugaban en equipos italianos y buena parte de ellos había alargado su carrera casi hasta los 40 años.

 
 
 
 
Mundial Suecia
 
 
 

Los historiadores y estudiosos del Mundial Suecia sostienen que Suecia hizo justicia, ya que Alemania no había merecido ganar a Hungría en la final de Suiza 1954. En este partido sumamente emocionante y a pesar de que los alemanes se adelantaron en el marcador, no pudieron evitar el empate. Pero eso no fue lo peor, el jugador que se encargaba de llevar adelante a la selección alemana, es decir era quien organizaba el juego, lo distribuía, la cabeza pensante del equipo, tuvo que dejar el campo lesionado, por lo que Alemania quedaba en inferioridad numérica.

 
 
Mundial Suecia
 
 
 
 

La final del mundial suecia

Cabe recordar que en esos tiempos de los mundiales de fútbol todavía no estaba reglamentado, o sea que no estaba permitido efectuar cambios como lo existen hoy en día. Para colmo de males, a los pocos minutos de comienzo del partido, el árbitro expulsó a un jugador alemán, por una violenta entrada sobre un rival. Con nueve hombres a falta de media hora, bastante hizo Alemania con resistir y con mucha garra, pero luego evidentemente fue doblegada faltando 20 minutos para el final.
El prestigioso diario L' Equipe, precursor dos años antes de la Copa de Europa, fletó un vuelo chárter para las esposas de los internacionales franceses. El duelo ante Brasil, en semifinales del Mundial Suecia, fue un acontecimiento nacional. Pelé firmó tres goles, los dos últimos en acciones geniales.
Le quedó el consuelo de conquistar la terrera plaza al aplastar a Alemania (6-3) en el partido de consolación.
Tras el descanso, el público del Mundial Suecia se levantó de sus asientos cuando Pelé dribló a tres jugadores, levantó el balón por encima de Gustavsson y sin dejarlo caer empalmó a la red. El joven jugador, exultante de alegría, firmó el gol de la victoria definitiva (5-3) después de los goles de Zagalo y Simosson. El rey Gustavo VI no pudo cumplir su deseo de entregar la Copa al capitán sueco. El fútbol había descubierto a su verdadero al rey del fútbol, Pelé.